Quién fue Puyi ?

> > Arte y Humanidades

Este personaje tan importante para la historia de China nace en 1906 muere en 1967. Puyi fue el último de los príncipes de la dinastía Manchú o como hoy se les llama la dinastía Qing. Los Qing gobernaron china por más de trecientos años bajo el concepto de que el imperio era una gran familia y que el emperador era la cabeza de tal familia, que en la antigüedad significaba que poseía un poder absoluto. La rapacidad de los europeos hizo que los emperadores de esta dinastía mantuvieran cerradas sus fronteras hasta que ocurrieron dos guerras: la del opio y la expedición a China. Esto los obligó a abrir sus puertas pero con muchos problemas de por medio, al punto que para principios del siglo XX los europeos todavía no eran bien vistos en China.

Los padres de Puyi eran el príncipe Chun, medio hermano del antecesor de Puyi y Youlan, la hija de un militar de la corte llamado Ronglu. El matrimonio fue arreglado como una forma de agradecimiento por la emperatriz Cixi, tía de Chun, al general Ronglu por su lealtad y ponerla sobre aviso de las acciones de un favorito suyo. También ella prometió que si la pareja tenía un hijo varón entonces lo designaría como el sucesor. A decir verdad la emperatriz había puesto y depuesto al emperador anterior y era la que ostentaba en realidad el poder. Para aclarar esto, era costumbre en China que cuando moría un emperador y el sucesor no podía ascender entonces la viuda se hacía emperatriz regente, sobre todo si no se había nombrado sucesor y de allí el gran poder que Cixi ostentaba y decidía quién era el sucesor a su antojo siguiendo sus propios favoritismos.

Por otra parte el matrimonio no agradó al príncipe, sin embargo Chun era una persona muy prudente y tenía muchas influencias en el extranjero, pues fue uno de los primeros miembros de la familia imperial china que visitó Europa como embajador ante el emperador alemán Guillermo II. Se dice que en parte le caía bien a la emperatriz, entre otras cosas porque tenía sus momentos como cuando se negó a arrodillarse ante el emperador Guillermo II a pesar de que el protocolo así lo exigía, la emperatriz vio en ello un gesto de sumisión a la misma Cixi. El matrimonio (que nunca fue feliz) vino a ser una forma de mantenerlo a raya ya que esa popularidad de Chun tanto en China como entre los extranjeros no dejaba de ser peligrosa para la misma Cixi, al menos ella pensaba eso pero no tenía nada en contra él mas bien era lo contrario. Con el nacimiento de Puyi y su nombramiento como heredero del trono Chun se volvió más cauteloso pues tenía que proteger a su hijo y la emperatriz bajó más la guardia ya que la amenaza de un intento de derrocarla tendría que esperar a que el niño fuese mayor de edad.

En 1908 el emperador (depuesto y encarcelado) muere y ese mismo día un edicto de Cixi nombra como emperador a Puyi y curiosamente Cixi muere al día siguiente. Chun asume como regente junto a la viuda del emperador hasta que en 1911 la revolución que funda el Kuomintang, liderada por Sun Yat-sen, lo deponen. Puyi mantiene sus títulos y es tratado como un gobernante extranjero pero permaneció recluido en la Ciudad Prohibida. Fue alejado de su familia pero ocasionalmente le visitaban, cuando el protocolo lo permitía y eran esos momentos los que luego atesoraría, pues este rígido protocolo imperial no le permitiría llevar una vida normal nunca.

Un general logra organizar una revuelta (no me atrevo a decir que una revolución) en favor del imperio y reinstala a Puyi en el poder durante unas dos semanas en 1917. La República China luego de sofocarla reconoce que Puyi y su familia no tuvieron nada que ver con la fracasada revuelta y por tanto no se toman represalias contra ellos. A partir de entonces lleva una vida más o menos tranquila y para 1922 empieza a tomar ciertas decisiones en lo referente a su propia vida, por ejemplo el empezar a usar anteojos en público y quitarse la famosa trenza manchú. También trató de realizar reformas, especialmente después de sus nupcias (llegó a tener cuatro esposas pero ninguno de los matrimonios fue feliz y nunca engendró hijos, al menos no se ha documentado). Por otra parte la situación en China era muy complicada, los diversos generales ejercían un poder absoluto en las provincias que comandaban y no eran para nada extrañas las guerras entre ellos, que recordaban a los antiguos “Señores de la Guerra” anteriores al imperio. De hecho eran llamados de esa manera. En 1924 uno de ellos toma Pekin y obliga a Puyi a salir de la Ciudad Prohibida (para nunca regresar) abandonando gran parte de sus riquezas.

Se refugia en Tianjin, una ciudad de la costa norte de China y sobre la que Japón ejercía una especie de “protectorado”. Tiene ciertas penurias para mantenerse con su séquito pero no tan grandes como algunos historiadores mencionan. Los japones lo manipularon y despertaron sus ansias de tener el poder, cuando conquistan la Manchuria lo entronizan como emperador pero la realidad era otra, él no tenía poder alguno, simplemente firmaba los decretos que sus “asesores” japoneses redactaban, cumplía con el protocolo y viajaba por sus “dominios” fuertemente custodiado por soldados nipones. Cuando Japón cae vienen los rusos e intervienen (para ayudar al gobierno de la República Popular China a imponer el orden) y lo ponen en prisión, además tiene que rendir testimonio en Tokio contra los dirigentes japoneses y luego es vuelto a prisión, condenado por traición a su país. En la cárcel es aleccionado en el comunismo y luego es liberado. Durante un tiempo trabaja como jardinero y luego como ayudante de biblioteca hasta que muere.

La vida no fue muy justa con el “Último emperador” pero tampoco fue muy cruel, recuerdo varios documentales sobre él y algunas miniseries televisivas más o menos exitosas, aparte del magnífico trabajo realizado por Bernardo Bertolucci en el cine y que tal ves la mayoría todavía recuerde. Se mencionan muchos pasajes de la autobiografía que escribió y nunca pareció estar adolorido o amargado con lo que le sucedió, más bien daba la impresión de ser una persona satisfecha con su vida y que no guardaba ningún rencor. Sin embargo siempre que pienso en Puyi me viene a la mente lo frase de Blas Pascal: “¿Quién se siente desgraciado por no ser rey, sino un rey destronado?”

Tus Preguntas

Contacto Links Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados

View Site in Mobile | Classic
Share by: