Quién fue Frank Sinatra ?

> > Arte y Humanidades

Francis Albert Sinatra, llamado Frank por su familia y conocido como “La Voz” en el medio artístico. Actor y cantante, es una de esas figuras míticas que tuvo el siglo XX. Su padre era de origen siciliano, trabajó en un bar propio y fue campeón de boxeo; su madre era de origen genovesa y una obsesiva activista política, se cuenta que fue partera y que fue acusada de practicar abortos ilegales. De su padre hereda su energía y el gusto por el boxeo, de su madre la obsesión al plantearse metas, en lo personal creo que heredó de ellos su carácter rebelde pues ellos se habían casado en contra de la voluntad de sus propios padres.

También me permito especular que su gusto por la música fue desarrollado como una manera de escape, pues sus maestros lo describen como un “bravucón”. Con el tiempo su ascendencia italiana le traería ciertos amigos y un “padrino” de la mafia que si bien le ayudaron en su carrera lo envuelven es ciertos problemas. Muchos afirmaron que tenía animosidad con los judíos, lo que es una falsedad pues de niño se crió al lado de una dama judía a la consideraba una verdadera madre (la propia estaba todo el tiempo ocupada en actividades políticas) y se dice que entendía más la lengua de los judíos que el mismo italiano.

Ya de niño Frank canta en el bar de su padre acompañado de una pianola o de un “ukelele”, cosa que me recuerda que en varias de las películas en las que actuó aparecía interpretando piezas con ese instrumento, al parecer era su favorito pues le recordaba su infancia. Los primeros años de su carrera fueron muy duros, las grandes bandas que presentaban solistas pasaban por una excelente época que pronto empezaría a declinar, pero los cantantes no eran la atracción principal. A esto se unía un pequeño defecto que tenía la voz de Frank, era algo débil y él nunca aprendió a proyectar la bien. Siendo como era, un tipo muy intuitivo, se le ocurrió valerse de los medios de amplificación para opacar con su voz al sonido de la orquesta, con esto se convierte en el primer solista que era acompañado por una orquesta.

Para entonces Frank Sinatra ya se había casado por primera vez, y su esposa Nancy le acompaña aún en los embarazos de los tres hijos que tuvieron. Ella le sigue con mucha paciencia, a pesar de que él le es infiel, hasta que se hizo pública su aventura con la bellísima Ava Gadner y entonces le solicita el divorcio. Este aspecto de su vida nunca lo he podido entender, Sinatra adoraba a Nancy y sus hijos, nunca se desentendió de ellos, pero tampoco le pudo ser fiel; después del divorcio ellos mantuvieron una muy buena relación, al punto que él confesaba que ninguna mujer lo entendía como ella y sin embargo nunca volvió con ella (o ella no se lo permitió). Se casó tres veces más y no tuvo más hijos, como para pensarlo, ¿verdad? Este divorcio coincide con un bache en su carrera, que ya incluía películas y una larga lista de éxitos, cae en una depresión e intenta suicidarse.

Del bache lo ayuda a salir un papel en la película “De aquí a la eternidad” por el que tuvo que pelear con “uñas y dientes” casi que literalmente pues nadie daba un céntimo por su carrera en esos momentos. El papel le vale un premio “Oscar” como actor secundario, la aclamación del público y la crítica. Llueven los contratos tanto musicales como para actuar en cine y en televisión. Si bien su actuación en esta película es impecable sus dotes histriónicas iban más allá, pero la crítica y el público querían más. Esa exigencia, ante la que muchos actores y artistas suelen terminando cediendo, ya sea en detrimento o favor de sus carreras, hizo que él diera más aún pero poniendo sus condiciones mostrando una seguridad tanto en el escenario como en la pantalla que hizo que ese papel se viera chiquito, claro lo hizo de manera que no satisfizo del todo a la crítica pero el público lo colocó en un pedestal muy semejante al que poco tiempo subirían y disfrutarían artistas como Elvis o Michael Jackson.

Y en realidad son pocos los artistas que han contado con tal honor y por tanto tiempo. Hace unos veinte años pude ver en televisión una de las últimas presentaciones de Frank Sinatra en vivo, su voz era algo débil pero gracias al manejo adecuado de los medios sonoros me llevé la sorpresa de que no había perdido su histriónica y su dominio del público. De joven se había dado cuenta que el público buscaba un artista seguro de sí mismo y de hecho siempre “representó” en su vida pública como en la privada un papel de hombre seguro, que nunca titubeaba y que probablemente le costara un precio emocional bastante alto, de allí la compresión que su primera esposa tenía de él, ella había visto como había crecido como artista y el precio personal que tuvo que pagar.

Vendrán tiempos en que lo asocian a malos manejos políticos, era un íntimo del famoso John F. Kennedy y gracias a sus contactos con la mafia parece que sirvió de intermediario entre los Kennedy y los sindicatos mafiosos, claro nunca ha sido demostrado pues a pesar de haber sido indagado nunca habló del tema. Si algo tenía Sinatra era que nunca abandonaba a los suyos y tenía amigos en uno y otro lado, no traicionaría a ninguno. Podemos poner el ejemplo de Dean Martin, Sammy Davis, Jr., y la inolvidable Judy Garland (famosa por “El mago de Oz” y su tema musical) a los que ayudó en todo momento, tanto con dinero como profesionalmente. Creo que se equivocó ayudándolos de esa manera, cuando lo que ocupaban era un “pequeño empujón”, sobre todo Dean y Sammy que eran excelentes artistas y cantantes. Me atrevo a especular que nuestro Frank Sinatra se dio cuenta de ello pero nunca supo decirles del todo que no.

Tus Preguntas

Contacto Links Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados

View Site in Mobile | Classic
Share by: