Qué son los zombis ?

> > Sociedad

Se trata de uno de esos temas que nos apasionan tanto a los aficionados al cine y la cultura popular como a los que son investigadores de las ciencias ocultas. La palabra zombi no aparece en muchos diccionarios antiguos y creo que por lo menos en dos ediciones del diccionario de la Real Academia Española se le han hecho enmiendas a la definición y su escritura. La manera correcta de escribirla es “zombi” pues el término “zombie” se considera un anglicismo; veremos además por qué hablamos de estos como "muertos vivientes" o usamos términos por el estilo.

La palabra se origina en el la jerga que usaban los esclavos en Haití y originalmente hacía referencia a un “retornado” que es lo que significa literalmente el término. Ahora bien, el término mismo es ambiguo pues un “retornado” puede referirse tanto a una persona que ha sido resucitada como a un espíritu que vuelve del más allá. Por ello existen dos tipos de zombis: los cuerpos sin alma y las almas sin cuerpo. De todas maneras en la cultura de la religión “vudú” de Haití un hechicero tiene la facultad o el poder de hacer que un espíritu o un muerto vuelvan para realizar cosas que el mismo hechicero desea que se hagan. En otras palabras, el retornado no tiene voluntad propia y se ve obligado a hacer lo que el hechicero le ordena a manera de lo que ocurre con un esclavo que privado de su libertad no puede ejercer su propio albedrío.

Aunque hay referencias culturales sobre los zombies desde el siglo XVII, a través de varios tratados y algunas novelas, los estudios realmente serios empiezan en la década de los años treinta del siglo XX. A partir de entonces se recolectan muchísimos rumores y luego no pocos testimonios de personas que afirman que fueron enterradas y luego que permanecieron como zombis durante años para luego liberarse “como por milagro” cuando la influencia del hechicero terminaba, algunas veces con la muerte del mismo.

En la década de los años ochenta un estudio muy interesante parece demostrar que los zombis eran personas a las que se drogaban usando dos sustancias: una que producía una muerte aparente pero que las mantenía conscientes y otra que los ponía en un estado donde la persona permanece sin voluntad propia, de esta manera una persona era dada por muerta y luego de enterrada el hechicero la “resucitaba” como un ser sin voluntad, lo cual coincide perfectamente con los rumores y testimonios.

En lo personal creo que muchos de estos esclavos y personas supersticiosas de la época en que empezaron a darse las primeras historias trababan de justificar la existencia de prácticas y acciones que fueron fomentadas por sus propios vicios, algunas de estas prácticas incluían el canibalismo, lo que es aprovechado luego en la cultura popular. Tales prácticas debieron parecer tan horribles que la única explicación posible era la de una posesión o el de haber sido convertido en un zombie y también pudo ser la justificación que una persona malvada usó para hacer esas cosas. Por otra parte en la cultura popular existe cierta fascinación por los muertos que cobran vida, como lo manifiestan las historias y leyendas de los vampiros, de las estatuas que cobran vida para vengar a los muertos que representan o las referentes a las almas de los muertos que no pueden descansar en paz. Como vemos en un zombi hay una combinación de todo eso junto.

Centrándonos en la cultura popular hay un nombre asociado por siempre a los zombis: George Andrew Romero. Se trata de un director, actor, escritor y productor de cine, que si bien no ha sido el primero en tocar el tema de los zombis si ha sido el primero en incorporar todas las características que hoy se atribuyen a un zombi: persona que ha muerto y vuelve a la vida; que necesita comer carne humana fresca; que camina de manera aletargada; que es casi inmune a ser destruido salvo si se le destruye el cerebro y que tarde o temprano termina por pudrirse. Este director crea una trilogía de películas, que luego muchos directores copiarán, en la que el género del cine de suspenso con zombis nace y en el que además realiza una crítica social.

Es de resaltar que Romero critica el consumismo de la sociedad moderna con dureza y es algo que no solo se trasluce en sus películas sobre los zombies, también en el resto de su obra. Esta crítica a la sociedad le apartó mucho de las grandes producciones y por ello casi toda su obra se lleva a cabo como cine independiente o de bajo presupuesto. Del cine a los “comics” o historietas fue un pequeño salto y luego a la animación, destacando series como “The Walking Dead” que tanto en España como en América Latina se ha pasado sin traducir el nombre. En esta serie, que se ubica luego de que una gran pandemia convierte a la mayoría de los humanos en zombis, también critica duramente a la sociedad porque los sobrevivientes dependen de los despojos que la misma sociedad ha dejado y pone de manifiesto la gran dependencia tecnológica que tenemos, también resalta valores como el compañerismo y la familia, pero recurre a elementos sumamente crueles que es lo que le ha dado tanta popularidad hoy día.

Tal es su popularidad que los productores de la serie, que se basa en una historieta, han planteado crear otra serie paralela desligada de la historieta. En el ámbito literario hay muchas producciones importantes pero debo destacar la originalidad en tratar el tema del libro “La Guerra Mundial Z” de Max Brooks, donde también hay una gran crítica a los sistemas de salud, militar y social en general. Este libro trata el tema como un conjunto de testimonios de testigos ordenados en forma cronológica, donde los protagonistas narran como se desarrolla un mundo caótico por la aparición de zombis a partir de un “paciente cero” que invaden todo el mundo.

También abarca la solución del “problema zombi” de una manera muy original: “no se puede salvar a todos” y bajo esta premisa, que nos suena a inmoral es que se logra salvar a una gran parte de la humanidad pero a un costo enorme en realidad. Solo por mencionarlo, la película homónima se basa en el libro pero tiene grandes diferencias argumentales como el protagonismo del personaje que se supone escribe el libro (protagonismo que le encanta a Brad Pitt), esto y otros giros le quitan mucha de la originalidad que tiene el libro. No digo que no se trate de un buen trabajo pero me reservo mucho en su crítica.

También es muy curioso el que algunas personas le dediquen horas sino semanas a refutar la posible existencia en el futuro de una “invasión de zombis” y vale la pena resaltar el hecho de que en planeta existen muchísimos animales carroñeros que se darían gustosamente un festín con la carne que se pudre de los zombies, muchos de los cuales son inmunes a las enfermedades de los seres humanos y por tanto a un posible virus o bacteria que provocara que los seres humanos murieran para luego volverse zombis.

Como quiera entenderse, el mito de los zombis y su realidad en la cultura popular llegaron para quedarse e incorporarse a nuestro acervo de conocimientos y es tan profunda su huella que muchas personas se preparan para poder sobrevivir a un mundo en que seamos invadidos por esta plaga. Exagerado para muchos pero en lo personal creo que no pocas veces veces los que se preparan para lo inesperado son los que sobreviven.

Tus Preguntas

Contacto Links Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados

View Site in Mobile | Classic
Share by: