Qué son los turrones ?

> > Cocina

Los turrones son de esas delicias que siempre me gustaron de niño, adulto y ahora que me considero algo viejo. Se trata de un dulce o golosina que nace a raíz de un conflicto bélico, como muchas de esas maravillas culinarias. Solo para poner un ejemplo, el famoso “pollo a la Marengo” nace en tiempos de las guerras de Napoleón, cuando el gran estadista se vio rodeado de austriacos en el “Bosco Marengo” o “Bosque de Marengo” y aunque empezó perdiendo la batalla, la ganó gracias a que le llegaron refuerzos; en la noche el cocinero del entonces “Primer Cónsul de los franceses” le presentó un pollo pequeño con algunas especias y cangrejos, que era un poquito mejor de los que las tropas estaban comiendo ese día y al fin y al cabo se trataba de una improvisación pues no había nada más.

Volviendo al turrón, hay varias leyendas que afirman que un artesano de apellido “Turró”, en Barcelona, gana un concurso en el que se debía confeccionar un alimento nutritivo, que se conservara por mucho tiempo y con las materias primas disponibles en la región pues se temía que se diera una hambruna en la ciudad si se producía un sitio o las cosechas se perdían, por cierto, según la leyenda, el premio del concurso nunca fue pagado al artesano.

En Perú hay una leyenda similar sobre los “turrones de Doña Pepa” donde Josefa Marmanillo, llamada “Doña Pepa”, gana un concurso que el virrey ha hecho buscando un alimento similar al descrito en Barcelona, pero también hay otra tradición que dice que Doña Pepa padecía una enfermedad que le paralizaba los brazos y que le rezó al “Cristo de Pachacamilla”, que hoy conocemos como el “Cristo de los Milagros” para que le diera salud y así poder trabajar. El buen Dios concede el milagro, ella confecciona los turrones para celebrarlo y por ello son conocidos como los “turrones del Cristo de los Milagros” o “turrones de los Milagros”.

Volviendo a España, se dice que un rey se desposa con una princesa escandinava y que ésta echaba de menos las tierras nevadas de su país, por lo que el rey tiene la genial idea para curar esta nostalgia: sembrar almendros por todas partes, de manera que cuando entraran en flor diesen la apariencia de estar nevados, lo cual quitó la tristeza de la princesa e hizo que los habitantes de la región empezaran a recoger las almendras y conservarlas por medio de turrones y mazapán.

La cuestión verdadera es que son los árabes los que probablemente hallan inventado el turrón, pues se menciona un “turun” en un tratado en el siglo XI, pero también se cree que el nombre viene de la palabra “tarrat” que era una mezcla de miel y frutos secos que se cocía hasta obtener una masa fácil de moldear. También es posible rastrear el origen de los turrones hasta tiempos de los griegos y no sería una falacia suponer que a través de algún tratado griego, que los árabes solían conservar, es como el conocimiento de una cultura para a la otra.

Ellos lo introducen en España y luego pasa a el resto del mundo. Los turrones se confeccionan con miel de abeja, avellanas y almendras, con algunas variaciones que incluyen aquellos en los que se añade azúcar o son recubiertos con chocolate. Son muy famosos los de Jijona y Alicante, que se exportan a todas partes del mundo. Los de Perú, los ya mencionados “turrones de Doña Pepa” se hacen en forma de grageas y no de barras como en España, pero siempre con materiales similares, tal vez con más azúcar que en el Viejo Continente por que resulta más barato.

Tus Preguntas

Contacto Links Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados

View Site in Mobile | Classic
Share by: