Qué son los sueños lúcidos ?

> > Salud y Belleza

Los sueños lucidos, son aquellos sueños en que nos damos cuenta de que estamos soñando, y podemos en mayor o menor grado alterar los eventos oníricos a voluntad. Esta lucidez tiene distintos grados, que van del sólo hecho de sospechar en un sueño que algo no anda bien, a ponderar que podríamos estar soñando y en sus grados más avanzados la lucidez onírica lleva a realizar plenamente que la experiencia que se está viviendo es un sueño, junto con la posibilidad de recordar los eventos de la vigilia y además de poder alterar las situaciones y lugares.

En cuanto a la historia de los sueños lúcidos, los primeros registros de los mismos se remontan al siglo VIII, en las antiguas enseñanza del budismo tibetano, que son el primer y tal vez el más completo sistema formal al respecto. En donde este arte se practicaba según las instrucciones del llamado yoga del sueño, mediante afirmaciones y visualizaciones para poder pasar directamente de la vigilia al estado onírico sin perder la conciencia; el estado se empleaba para facilitar la evolución espiritual realizando diversas prácticas en este estado. En las etapas más avanzadas el practicante lograba mantener la conciencia incluso durante el sueño profundo, sin imágenes ni contenido, en un estado descrito por estas enseñanzas como trascendental.

En general, la práctica de los sueños lúcidos está presente de una forma u otra en las tradiciones chamánicas, en donde el chamán se interna en este mundo ,según sus creencias el mundo espiritual, en busca de sabiduría para sanar, buscar la solución a un problema, o para adquirir poderes.

También existen evidencias de esta práctica en el taoismo, en el budismo zen, y algunos maestros sufies la mencionan y recomiendan a sus seguidores. Para los estudiosos del tema, no es una sorpresa de que esta práctica esté presente de alguna forma en las diversas tradiciones contemplativas, ya que son estas las que desarrollan la facultad de la atención, mediante la práctica meditativa. Con el tiempo se afecta no sólo a la conciencia de vigilia, sino que el estado ampliado de atención se extiende al estado onírico; por este motivo, se especula, es que los meditadores y contemplativos en el mediano y largo plazo experimentan sueños lúcidos de manera espontánea y frecuente.

En occidente, existen recuentos de sueños lúcidos desde la época de San Agustín, en el siglo V, a través de una carta del mismo. También Tomas de Aquino alguna vez hizo una breve referencia al tema, pero el primer escrito formal sobre el tema lo entrega Marquis d'Hervey de Saint Denys, en 1867, mediante el libro "Los sueños y como guiarlos". El término sueño lúcido fue empleado por primera vez en 1913 por el holandés Frederik van Eeden, en su libro "Un estudio de los sueños". En aquella época el concepto de soñar en forma conciente no fue aceptado por la comunidad científica, y no fue hasta 1975, que Alan Worsley en Inglaterra probó científicamente el fenómeno; el experimento consistió en enviar señales a través movimientos oculares (los músculos de los ojos son los únicos que no se paralizan durante el sueño) durante un sueño lúcido, mientras se monitoreaba el electroencefalograma del sujeto para determinar si efectivamente se encontraba durmiendo. En los años que siguieron Stephen LaBerge profundizo en el estudio científico de los sueños lucidos en la universidad de Stanford, y hoy en día el fenómeno es científicamente aceptado.

Existen varios métodos que son indicados para tener sueños lucidos, entre los cuales se destaca el llamado WILD (wake induced lucid dream), en donde el sujeto intenta ingresar concientemente al sueño a través de visualizaciones o alguna forma básica de actividad mental, como contar, para no perder la conciencia al quedarse dormido. El problema con este método es que puede tomar mucho tiempo quedarse dormido y para la mayoría de las personas es sumamente difícil el dominarlo.

El método más ampliamente utilizado para obtener la lucidez onírica es el llamado MILD (mnemonic induced lucid dream), que consiste en utilizar la intención y la voluntad, mediante afirmaciones y visualizaciones, para recordar el deseo de lucidez cuando se este soñando. También se combina esto con el reconocimiento de objetos, lugares y personas recurrentes en los sueños, para emplearlos como clave para realizar el estado lúcido.

Las aplicaciones de los sueños lúcidos van desde el desarrollo psicológico, enfrentando pesadillas, miedos y trabas, hasta la búsqueda de experiencias espirituales y la sanación.

Para el esoterismo los sueños lucidos son viajes astrales, en donde la conciencia, que se separa del cuerpo, viaja por los planos sutiles. Incluso las famosas experiencias fuera del cuerpo son tremendamente similares a estos sueños, sobretodo los WILD, ya que este tipo de sueño lúcido comienza muchas veces con la sensación de separación del cuerpo físico en un lugar similar o igual al habitual. Para los científicos, las experiencias fuera del cuerpo son todas sueños lucidos.

Las investigaciones que se realicen a futuro podrían traer grandes avances sobre el tema, y tal vez hacer más asequibles estas experiencias al público en general, permitiendo ampliar considerablemente el horizonte del potencial humano.

Tus Preguntas

Contacto Links Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados

View Site in Mobile | Classic
Share by: