Qué son los ladrillos ?

> > Industria y Construcción

Los ladrillos son piezas rectangulares hechas de barro, arcilla o material cerámico que, después de ser cocidas o secadas, se utilizan en construcción uniéndolas normalmente con mortero. Son de los materiales más antiguos. Se han utilizado en construcción durante milenios y con el tiempo se han ido mejorando para obtener cada vez mejores resultados, especialmente con el uso de la arcilla y el calor, que los convierten en piezas muy duras y resistentes.

El ladrillo ha sido utilizado desde los tiempos más antiguos. Era el material de construcción más importante para ciudades como Mesopotamia y Palestina. También los sumerios y babilonios construían con ladrillos edificios como zigurates, palacios y a veces, ciudades enteras. También eran muy utilizados para construir las murallas que rodeaban a las antiguas ciudades. Otras civilizaciones importantes como los persas, los chinos y los romanos usaron ampliamente los ladrillos. Los romanos los utilizaron para construir anfiteatros y acueductos.

Avanzando en el tiempo, el ladrillo constituyó un importante material de construcción en países como Italia, Alemania y los Países Bajos en la Edad Media. El ladrillo no sólo cumplía funciones prácticas, sino también decorativas. Su uso perduró con el tiempo y se logró a expandir por Europa y también hacia Norteamérica. De hecho, te cuento que en América, las antiguas cultura indígenas también empleaban ladrillos para construir. Usaban ladrillos de adobe que eran secados al sol. En España, el uso del ladrillo fue mucho más difundido, especialmente influido por la cultura musulmana. Actualmente, los ladrillos son fabricados en grandes cantidades, de diversos tamaños, formas y calidades.

Para la fabricación de ladrillos, el primer procedimiento es seleccionar el material a utilizar. A pesar de que se pueden realizar con pizarra, silicato de calcio, concreto, piedras de cantera u otros materiales, el más común es la arcilla, que está compuesta sílice, alúmina y agua, óxido de hierro y otros materiales alcalinos. Luego de seleccionar la arcilla, ésta es sometida a la maduración, que corresponde a procesos de trituración, homogenización y reposo para darle la consistencia necesaria y la purificación química y biológica. Después se le da un tratamiento para romper los terrones, eliminar las piedras, desintegrar los terrones más grandes y aplastar o laminar la arcilla para eliminar los nódulos que pudieran quedar. Luego, la arcilla se deposita en silos hasta homogeneizarse. Después de sacarla y laminarla nuevamente, se mezcla con agua hasta tener la humedad necesaria. Viene entonces el proceso de moldeo que se realiza con calor y presión y luego una delicada etapa de secado, para eliminar el agua restante. Luego, se cuecen las piezas en grandes hornos de túnel con temperaturas de hasta 1000 ºC y después, se procede a ubicar los ladrillos en pallets para llevarlos a ser embalados en plástico o metal. Finalmente, los ladrillos son almacenados hasta cuando sean transportados en camiones.

Los ladrillos son de forma rectangular. Sus medidas deben ser tales, que la pieza pueda ser tomada y manipulada con una mano. Generalmente, las dimensiones son 24 x 11.5 x 5,25cm. Sus dimensiones reciben el nombre de soga (el largo), tizón (el ancho) y grueso. Además, sus caras son llamadas tabla, para la cara mayor; canto, para las caras largas; y testa, para las caras cortas. Pueden tener diferentes colores, según el material utilizado para su elaboración. Además, debido a la etapa de moldeado, pueden tener diversas texturas como ralladas, punteadas, con decoraciones, etc.

Es importante saber que existen diversos tipos de ladrillos entre los que se encuentran: el ladrillo perforado, que tiene agujeros en la tabla, que representan más del 10% de la superficie, especialmente para fachadas. El ladrillo macizo, con agujeros en la tabla que representan menos del 10% de la superficie. Tienen estas depresiones para lograr unir los ladrillos entre sí al utilizar material de agarre. El ladrillo tejar, que simulan los ladrillos artesanales de apariencia rústica con fines estéticos. El ladrillo aplantillado, que tiene un perfil curvo para lograr una moldura corrida al juntarlos. El ladrillo hueco, con perforaciones en el canto o en la testa. Son muy livianos y son muy buenos contra la humedad. Además, se usan en construcción de muchas maneras, como para hacer dobles muros para insertar materiales aislantes o anti-ruidos. El ladrillo caravista, para utilizar en exteriores para acabados especiales. Finalmente, el ladrillo refractario, para lugares con intensidad de calor como hornos y chimeneas.

Los ladrillos son utilizados ampliamente en la actualidad. Sus usos más comunes son las edificaciones, la pavimentación, y especialmente, las murallas y los tabiques. Cabe indicar que los ladrillos son especialmente diseñados para los distintos espacios. No se debe utilizar ladrillos de interior para exterior, ni de exterior para interior. Además, existen ladrillos especiales para los lugares de climas fríos. Los ladrillos de acabados corrientes son los de uso común.

Tus Preguntas

Contacto Links Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados

View Site in Mobile | Classic
Share by: