Qué son los azulejos ?

> > Industria y Construcción

Un azulejo es una pieza de construcción de origen portugués, del grupo de las baldosas cerámicas. Su nombre proviene del árabe “al zulayj”, que significa “piedra pulida”. El azulejo es plano, delgado y con una de sus caras vidriada. Es fabricado con materiales como arcilla, sílice, colorantes y fundentes, entre otros. Los azulejos puede ser elementos muy decorativo, por lo que se utiliza mucho para revestir paredes y pavimentar suelos.

El azulejo tiene su origen en Portugal, donde fue introducido, en el siglo XVI, por los moros, que habían aprendido la artesanía de los persas. Debido al origen de la palabra azulejo, se sabe que muchos tipos de azulejos tienen una gran influencia de los árabes, tal como los de líneas curvas vinculadas y los de motivos florales y geométricos. Fue en Sevilla, España, donde se desarrolló la mayor industria de azulejos. Los primeros eran vidriados con un único color y generalmente, adornados con patrones geométricos. Eran usados en las murallas y para pavimentar los suelos y con el paso de los siglos fueron usados ampliamente, incluso para adornar iglesias y monasterios. Además, se desarrollaron técnicas para pintar directamente sobre los azulejos y se hicieron grandes obras expuestas hoy en varios museos. Más tarde, el azulejo se empieza a esparcir y se le comienza a dar más valor en construcción y no sólo como un elemento decorativo.

Los azulejos, cada vez más utilizados en construcción, han evolucionado mucho, especialmente, con respecto a su fabricación. Los que son utilizados para revestir paredes son realizados con mayor porosidad para permitir una mayor adherencia a la pared. Por el contrario, los que se utilizan como pavimento, tienen muy bajo nivel de porosidad, con el objeto de impedir la absorción del agua.

Una de las formas de fabricar un azulejo es la bicocción, en el que el material prensado es sometido al fuego para formar el bizcocho. Luego, se vuelve a cocer, pero esta vez con esmalte y se da el acabado final. La otra opción es la monococción, en donde el esmalte se aplica inmediatamente a la pasta cruda y luego se queman para dar el acabado. Mientras sean bien controlados, ambos procesos producen buenos azulejos. En un comienzo, el más utilizado era el de bicocción; sin embargo, actualmente el proceso de monococción está ganando terreno por su ahorro de recursos, de tiempo y la posibilidad de automatizar el sistema.

Los azulejos, junto otras baldosas cerámicas, poseen la propiedad de ser impermeable. Además, es realizado con materiales de la tierra como la arcilla, que con agua y una buena cocción, lo hacen una pieza muy resistente y de calidad. Otra cualidad del azulejo es su facilidad de limpieza. Su cara glaseada con esmalte cerámico no presenta adherencia, por lo que cualquier suciedad se remueve muy fácilmente de ella. También previene la humedad e impide la formación de hongos y gérmenes. Después de ser instalados, los azulejos no necesitan mantenimiento y presenta una gran durabilidad por su gran número de resistencias y su dureza. Además, no es combustible, por lo que evita la propagación de los incendios.

En la actualidad, los azulejos se pueden apreciar tanto en su función decorativa como en las construcciones. Muchas hermosas construcciones antiguas revestidas de azulejos, aún se pueden observar, especialmente en países como Portugal, España, Argentina y Uruguay, entre otros. Además, los azulejos se están utilizando ampliamente en baños, cocinas, fachadas, espacios públicos, etc.

Tus Preguntas

Contacto Links Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados

View Site in Mobile | Classic
Share by: