Qué fue la Revolución Francesa ?

> > Arte y Humanidades

La Revolución Francesa fue más que un mero acto o serie de acciones revolucionarias, como veremos en el artículo. Fue movimiento filosófico, social, político y militar que condujo al fin de la monarquía en Francia y eventualmente a la desaparición de la mayoría de estos regímenes en Europa como efecto inmediato. Como muchos creo que los pensamientos y obras de los filósofos y enciclopedistas del siglo XVIII fueron el causante principal de esta revolución.

En palabras sencillas ellos colocan al ser humano como centro y objeto de estudio a diferencia del pensamiento medieval que suponía que Dios era el centro del universo. A su vez esto minaba la premisa de que el poder de un soberano provenía de Dios, el famoso “Derecho Divino”, pues “todos los hombres son iguales”. Sin embargo esto no era suficiente para provocar tal cambio como para llevar a la Revolución Francesa propiamente tal, existen otros factores: Francia pasaba por una crisis económica muy seria debido a los empréstitos que los reyes habían tomado para financiar los diferentes conflicto bélicos en que había participado el país, además de pagar los excesos realizados por la misma nobleza; el poder de la nobleza estaba muy minado debido a que la clase burguesa había encontrado un hueco en la economía del país que pudo llenar más eficientemente que la nobleza.

Hay que recordar que los estados absolutistas se caracterizaban por evitar el cambio y no podían responder de manera adecuada a las situaciones cambiantes del siglo XVIII. La burguesía ejercía presión tanto sobre la nobleza como sobre el estado, esto lleva a Luis XVI a convocar a los estados generales formados por la nobleza (el primer estado), el clero (segundo estado) y la burguesía (tercer estado). La apuesta del rey era tratar de obtener nuevos impuestos y recuperar el poder minado por las circunstancias.

La burguesía que tenia otra agenda contraria a los otros estados y contra el pueblo como se demostró más tarde se autonombra “Asamblea Nacional” como poder legislativo y además se compromete a establecer una constitución (este tipo de alzamiento no es del todo extraño y tiene antecedentes hasta en la misma “Carta Magna” que los nobles le hacen firmar a Juan Sin Tierra en Inglaterra). Formalmente es aquí cuando empieza la Revolución Francesa aunque muchos ven su principio unos días después con la toma de la Bastilla el 14 de julio de 1789.

Los años siguientes se caracterizaron por constantes luchas de poder entre las diferentes facciones, los estados europeos financiaron guerras contra Francia para detener la Revolución. Por momentos regía el terror sobre todo cuando una fracción intentaba eliminar a su rivales y a decir verdad hubo muchos héroes y hasta mártires en todos los bandos. En las luchas por defender la revolución destaca la figura de Napoleón Bonaparte, de origen corso y un gran genio tanto militar como político. Sin embargo es el mismo Napoleón quien derroca la república para hacerse nombrar emperador dando fin a la Revolución Francesa. Si bien Napoleón es quien da la estocada final el proceso revolucionario tenia serios problemas de mando y esto ya llevaba en si mismo la semilla de su destrucción.

El visionario general solo aprovecha las circunstancias como lo hubiera hecho cualquiera otro, hay que recordar también que de su espíritu revolucionario nace una de las grandes épocas de Francia y de ella nos queda el código napoleónico, un sistema de leyes que sirve de modelo a muchas legislaciones actuales y que si fuera el único aporte de esa época bien podríamos decir que valdría la pena. La Revolución Francesa marca el inicio de la introducción de los principios democráticos y los derechos del hombre en Europa además de un cambio en el pensamiento filosófico y el equilibrio del poder.

Tus Preguntas

Contacto Links Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados

View Site in Mobile | Classic
Share by: