Qué es una nube o nebulosa planetaria ?

> > Ciencia y Tecnología

El término original con que son conocidas es “nebulosas planetarias”, y no estoy en lo cierto el por qué se está usando el término nube planetaria hoy día si básicamente son diferentes: una nube es la dispersión de un líquido o un sólido en el aire y una nebulosa es la dispersión de gases, iones, átomos y otros materiales en el vacío y no solo se parecen en eso, hasta parece contradictorio que lo diga pero tienen sus grandes semejanzas visuales.

También es posible que se deba a que sea corriente que las llame “nebula planetaria” y en plural “nebulae planetarias” porque nebula significa nube en latín y su plural es nebulae. Otro detalle muy significativo es que las nebulosas se confundían con las galaxias debido a la baja resolución que tenían los primeros telescopios y para no ir muy lejos el ejemplo clásico son las Nubes de Magallanes, las dos galaxias satélites conocidas de la Vía Láctea llamadas así porque fueron descubiertas por Francisco de Magallanes en su viaje alrededor del mundo que al observarlas a simple vista parecen dos manchas o nubes en el cielo del hemisferio sur.

Habiendo aclaro eso, las nebulosas planetarias son parte de un grupo llamado nebulosas de emisión pues emiten luz debido a que están relativamente calientes por estar cerca de estrellas. De estas vamos a encontrar dos tipos: las asociadas a la formación de estrellas y las asociadas a la formación de planetas. Pues bien las nebulosas planetarias se forman cuando una estrella agota su combustible nuclear primario, el hidrógeno y empiezan a usar el helio que se ha acumulado en su núcleo. Básicamente en un estrella hay dos “fuerzas” que “luchan”: fuerzas expansivas producidas por las reacciones nucleares y la gravedad que trata de hacer que la materia se contraiga sobre sí misma.

Pues bien cuando el núcleo de una estrella contiene mucho helio y casi nada de hidrógeno se empieza a contraer, mientras que las capas externas todavía tienen hidrógeno que quemar y se expanden. Al expandirse las capas externas al núcleo, a pesar que generan su propio calor, se enfrían pues ese calor se difunde en un espacio mucho mayor haciendo que la estrella adquiera un color rojo muy característico y en cuanto a su tamaño podemos decir que resulta tan grande que son llamadas “gigantes rojas”. El núcleo seguirá comprimiéndose hasta que en un momento dado se “enciende” el helio y empieza a fusionarse formando carbono y oxígeno. Este proceso es muy inestable pues es sensible a la presión y la temperatura: como es de suponer el núcleo se calienta y se expande, se enfría muy rápido y vuelve a comprimirse y calentarse y luego se expande repitiendo el ciclo una y otra vez.

Durante las expansiones las capas externas se calientan también y parte del material es expulsado pero una de esas expansiones se produce con tal intensidad que deja desnudo el núcleo de la estrella, lo que se suele llamar una “enana blanca” y las capas externas forman la nebulosa planetaria. La energía de la enana blanca es suficiente para ionizar los gases y que estos produzcan su propia luz, por ello estas nebulosas se consideran como nebulosas “calientes” o de “emisión” pues producen su propia luz. Con el tiempo la enana blanca consume todo el hidrógeno que le queda y ya no tiene masa suficiente para encender el helio y poco a poco se apaga. Con ello la nube o nebulosa planetaria se enfría también y deja de brillar.

Tus Preguntas

Contacto Links Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados

View Site in Mobile | Classic
Share by: