Qué es un ataque de pánico ?

> > Salud y Belleza

Un ataque de pánico es una crisis de angustia severa que aparece de manera repentina y es acompañada de un alto grado de ansiedad. Duran alrededor de diez minutos, aunque pueden extenderse por más tiempo, sin embargo no debieran alcanzar una hora de manifestación.

Existen diferentes causas que pueden desencadenar un ataque, pero en términos generales, hay tres factores influyentes: los neurobiológicos, que se refieren a la presencia de una vulnerabilidad somática; los psicológicos, que son aquellos producidos por un trauma psíquico o sexual de la infancia que influye en el aspecto neurobiológico; y finalmente, los ambientales. Estos pueden ser gatillados por estés, sobreexigencia laboral o física o por consumo exagerado de sustancias adictivas o ansiolíticos.

Durante todo el tiempo que dure la crisis de pánico se puede experimentar palpitaciones o taquicardia; sudoración; temblores o sacudidas; sensación de ahogo o hiperventilación; sensación de atragantamiento; opresión o malestar torácico; náuseas o molestias abdominales, e inestabilidad, mareo o sensación de desmayo; desrealización o despersonalización; miedo a volverse loco o a descontrolarse; miedo a morir; síntomas fisiológicos o somáticos; hormigueos o entumecimientos, y escalofríos o sofocaciones. Cuando se está en presencia de al menos cuatro de estos síntomas, ya se puede hablar de un ataque de pánico.

Uno de los efectos más graves es que genera un miedo anticipado a la crisis. La persona que sufre de este mal suele adelantar su temor frente a la posibilidad de sufrir un ataque de pánico. Esto hace que evite salir a lugares públicos o quedarse sola, por esto es un mal que suele ser relacionado a la agorafobia (temor a los espacios públicos o abiertos).

Si bien es necesario recurrir a ayuda psicológica y psiquiátrica, lo más importante es reconocer el problema que se vive para poder tener un cambio de actitud. Es necesario pensar en qué punto de la vida se está cometiendo un exceso y qué aspectos se están dejando de lado, como la vida familiar, la diversión o el descanso. Con ese cambio inicial, la terapia será más provechosa y con resultados en menor tiempo. Aunque, en promedio, éstas se extiendan entre uno y dos años, las mejoras comienzan a verse al cabo de tres meses, aproximadamente.

Para apaciguar una crisis de pánico que ya se ha desencadenado se recomienda: intentar tener una respiración controlada, es decir que se respire hondo y con un ritmo determinado, evitando la aceleración; fijar la mirada en un punto de la realidad como un cuadro o un árbol, de esta manera es posible encontrar un referente externo a uno; buscar alguna actividad por hacer o continuar en lo que se estaba, eso ayuda a distraerse y no tener en mente la angustia que comienza a sentirse. Puede ser tan sencillo como pensar qué almorzaré o conversar con alguien que se encuentre cerca.

Se calcula que los ataques de pánico lo sufren alrededor del cinco porciento de la población mundial y son más frecuentes en las mujeres. Suelen desencadenarse por primera vez entre los 25 y 30 años, pero también son abundantes en la pos adolescencia. Aunque, si no son tratados pueden tener consecuencias graves, es un mal que puede ser superado con la correspondiente ayuda. Lo más importante es la disposición del paciente para enfrentar el mal que lo aqueja.

Tus Preguntas

Contacto Links Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados

View Site in Mobile | Classic
Share by: