Qué es la quiebra o bancarrota ?

> > Negocios

Aunque ambos términos hacen referencia al mismo proceso, bancarrota tiene su origen en Venezuela y se deriva del italiano “bancarotta” que se traduce como “mostrador roto” pues en ese país existía la costumbre de romper los mostradores de los comerciante que no cumplían con sus promesas de entregar una mercadería o de no realizar algún pago; por otra parte quiebra viene del latín “crepáre” cuya traducción más directa significa “crujir o estallido” que es el sonido de algo al romperse y probablemente va en el mismo sentido que bancarrota o lo podemos interpretar como la ruptura de un compromiso de pago.

Bien entendidos los tos términos parecen aludir a un proceso económico pero en realidad es un proceso judicial el que se lleva a cavo, por ello muchos países hablan de la “quiebra judicial” o “bancarrota judicial”. También hay muchas clasificaciones de diversos tipos de quiebra que son propias de la legislación de cada país (y en uniones de estados, federaciones e imperios hay diferencias entre los estados que los forman). La definición es bastante homogénea para casi todos: es el proceso que lleva a una persona (física o jurídica) a tener un número mayor de pasivos (deudas) que activos (bienes que estén es posesión de la persona). Otra definición equivalente pero que implica gran diferencia desde lo legal es la que dice que es un juicio que trata de determinar la situación económica de una persona (física o jurídica, van a perdonar que lo reitere pero en el lenguaje jurídico no les gusta que queden dudas). Se debe recordar que la quiebra no es lo mismo que la insolvencia, palabras que se suelen utilizar como sinónimos, ya que lo primero corresponde a un status legal y lo segundo podría eventualmente llevar a esto, sin necesariamente involucrar un procedimiento judicial.

Una quiebra puede ser solicitada por los acreedores (las personas con quienes se contrajo las deudas), por los mismos deudores o por terceros (como puede ser un órgano gubernamental que regule la actividad comercial). Dependiendo de la gravedad de la situación los jueces pueden hacer que la empresa o comerciante cesen de realizar pagos por un tiempo para que puedan recuperarse o en el otro extremo pueden hacer que todos los activos sean vendidos (liquidados es el término) o entregados a los acreedores para resarcir (compensar) las pérdidas y además puede pesar cárcel sobre los responsables.

En prácticamente todos los países del mundo se suele delegar la administración de los bienes de la empresa a un síndico de quiebra (o figura similar con la misma función), quien los administrará buscando liquidarlos para poder responderle a los acreedores, de tal manera de pagar la mayor proporción de las deudas que quedaron impagas.

Recuerdo que hace algunos años una empresa francesa que se dedica a la distribución de software libre relacionado con Linux (no puedo mencionar el nombre) entró en un proceso de quiebra debido a una contracción del mercado, los jueces ordenaron un cese de pagos y los cibernautas hicieron una colecta, pues esta empresa es la las importantes en el mundo de Linux, con el resultado que al cavo de un año había salido avante. También recuerdo casos de quiebras masivas (“crash” en inglés) o descalabro financiero, semejante al de 1929 en Estados Unidos y que produjo la famosa depresión de la década de los 30 del siglo XX; pero en menor escala, me refiero a la “quiebra de compañías financieras” que ocurrió en Costa Rica en los años 80 del mismo siglo y que a pesar de muchos largos procesos judiciales muy pocos recuperaron algo.

Tus Preguntas

Contacto Links Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados

View Site in Mobile | Classic
Share by: