Qué es la nomofobia ?

> > Sociedad

Se trata de un término muy nuevo y que proviene del término en inglés “no-mobile-phone phobia” es decir “miedo a no tener el teléfono móvil”. A manera de comentario, es un término que todavía no aparece en los diccionarios de psicología y tampoco en el de la Real Academia Española y también podría interpretarse como “miedo al número uno” pues en griego “mono” significa uno, debería existir otro término más apropiado pero no le he podido hallar.

Podríamos decir que se trata de una “dependencia enfermiza” por el teléfono inteligente o el móvil, que involucra algún grado de ansiedad, angustia o pánico al no tenerlo a mano, como cuando se nos queda en el hogar al salir. Hoy día se citan muchos estudios, algunos datan de cerca del año 2008, aún cuando podríamos decir que tal vez exista desde el siglo pasado, cuando nacieron los primeros celulares y se empezó a generalizar su uso.

Muchos dicen es lo contrario al “miedo a las nuevas tecnologías” y si bien es cierto que muchos sienten cierto miedo a “esas cosas nuevas” me parece que recuerdo a mi abuela “traveseando” aquel televisor de “tubos” en blanco y negro para ver una de las primeras versiones de “Chucho el Roto”, una novela que había escuchado en la radio y eso que ella nació “en tiempos en que ni radios había” según sus palabras. Así que no todos expresan esos miedos.

En los estudios se dice que entre un cincuenta y un sesenta y seis por ciento de la población expresa desde una cierta ansiedad hasta un gran agobio si se separan del móvil, si lo olvidan en la casa, si pierden la señal o si se quedan sin batería. Pues a mi me pasa lo que mi abuela, ella decía: “uno puede vivir sin ese chunche pero ya que está allí...”; por cierto “chunche” en mi país es cualquier cosa dicho con cierta sorna, desprecio y hasta en sentido de broma y ella se refería al televisor, yo al celular.

En cierto sentido y sobre todo para un maestro un celular o móvil puede resultar una molestia que interrumpe las clases, de allí que no les tenga un particular cariño y cuando lo olvido en mi casa mi primer pensamiento es “un día tranquilo”. Las razones del por qué las personas expresan sentir tal ansiedad y agobio van desde motivos laborales, porque en serio muchos profesionales deben estar comunicados con sus oficinas hasta los meramente sentimentales, pues a muchos los hace falta comunicarse con sus parientes y amigos.

En parte la nomofobia, este miedo a no llevar encima este aparato me parece muy artificioso y propiciado por nuestra sociedad altamente consumista. Todavía recuerdo al alumno que en un colegio privado en que yo practicaba la enseñanza se dio cuenta de pronto que no tenía su móvil y exclamó: “Perdí el celular. ¿Ahora como se lo cuento a mi mamá?”. Yo que soy curioso le pregunté, sólo por si no había entendido bien, el qué tenía que comunicarle y me contestó: “Pues que lo perdí”. Estaba tan impresionando por la pérdida que en realidad no se estaba fijando en lo que decía.

Para terminar diré que el género interviene mucho en la estadística que se menciona, por ejemplo el porcentaje de mujeres llega hasta un setenta por ciento mientras que en los hombres llega a un sesenta y dos por ciento y mi comentario sonará un poco estereotipado pero en efecto desde joven recuerdo bien que las cuentas del teléfono fijo en mi casa se debían principalmente a llamadas de mi madre y mis hermanas, cosa que cambió mucho en tiempos de mis hijos (todos varones) pues ellos eran los que hacían que la cuenta subiera mucho. 

Tus Preguntas

Contacto Links Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados

View Site in Mobile | Classic
Share by: