Qué es la naturaleza ?

> > Ciencia y Tecnología

Resulta una de esas preguntas que es por demás difícil de resolver porque a lo largo del tiempo el concepto de naturaleza ha cambiado de significado o ha tenido muchos usos. Casi que todos los autores reconocen que la palabra viene del latín “naturalis” que es como tradujeron los romanos el término griego “physis” que a su vez nosotros interpretaríamos como la forma innata que tienen las cosas. La razón de tal traducción se pierde en el tiempo pero muchos creen que tiene que ver con una palabra que los romanos tomaron del norte de Europa y que hace referencia a el nacimiento, debo decir que no todos los autores están de acuerdo pero creo que es una buena aproximación a lo ocurrido. En este sentido naturaleza sería todo aquello que está en su estado más “bruto”, tosco, primitivo o lo que surge y se presenta espontáneamente. También se entiende que todo en el universo ha pasado por ese estado primitivo (o se encuentra todavía en él) y entonces la naturaleza se convierte en un sinónimo del universo mismo.

Otra aproximación bastante utilizada respecto al significado de este concepto, es considerar a la naturaleza como sinónimo de la biosfera, es decir el ecosistema global, que comprende a todos los seres vivos más el medio y fenómenos físicos que se presentan en el planeta; asimismo, en ocasiones en la literatura se usa la palabra para referirnos a un supuesto principio tras los fenómenos relacionados con la vida y la existencia en general, por lo que escuchamos hablar de la "madre naturaleza" (y simbólicamente en sociedades primitivas se solía representar a la naturaleza en la forma de una mujer, por su capacidad de dar a luz, es decir permitir el nacimiento).

Regresando a su significado relativo al estado original de las cosas, vemos que no todo está en su estado primitivo, en especial lo que el hombre ha manipulado y entonces decimos que es algo artificial. De esta manera tenemos dos conceptos contrapuestos: la naturaleza y lo artificial o hecho por el hombre. También se entiende que cada cosa tiene su propia naturaleza, aquello con lo que nace o se forma originalmente, y que con el tiempo esta naturaleza se trasforma, de allí que digamos que “un tigre tiene una naturaleza violenta” o que un cordero es “apacible por naturaleza”. Se entiende también que los cambios producidos por seguir a la naturaleza propia de las cosas son cambios naturales y que si se altera este orden entonces tenemos cambios artificiales pues no pueden ser producidos si no es por la mano del hombre.

Aquí tenemos una pequeña contradicción que nadie cuestiona pero que es importante tomar en cuenta. Veamos el caso de un humedal en mi país, dos especies de plantas han llegado a ese humedal y han iniciado un proceso que se conoce como “sucesión ecológica” que implica que poco a poco el humedal se transformará en otro ecosistema más seco. ¿Qué tiene de particular? Pues que en esta sucesión ecológica muchísimas aves migratorias ya no podrán anidar al cobijo y protección de este humedal y el turismo de la zona se vería afectado. Entonces nace una campaña para proveer de maquinara que elimine periódicamente “las especies invasoras” y así “proteger” y “conservar” el humedal. A alguien un poco quisquilloso le parecería una contradicción pero la verdad es que no podemos prever lo que la sucesión ecológica produciría allí salvo por un hecho seguro: se perderían los hábitats tan importantes para esas aves y en un mundo donde quedan pocos hábitats naturales es prioritario rescatar éste a cualquier precio. Al fin y al cabo, ¿no estamos haciendo lo más natural que tiene el ser humano? Rescatar al desvalido.

La naturaleza nos rodea y la llevamos adentro de nosotros, tal vez no sea posible meterla en un frasco y llevarla a nuestras mesas, como muchos productos “naturistas” se precian de hacer, pues en el proceso ha metido la mano el hombre y eso ya es artificial, siendo un poco quisquilloso si se quiere decir. En el hombre vamos a encontrar ambas realidades: la de querer acercarse a la naturaleza, verla tal cual es, disfrutarla y la de querer dominar y transformar lo que le rodea para acomodarlo a sus propios deseos y necesidades. Es la naturaleza propia del ser humano la que manifiesta así.

Sin embargo voy a esto: el hombre en su estado primitivo tal vez se perdería de muchísimos beneficios que hoy tenemos y nadie me convencerá que una persona de la edad del bronce cuya estatura de un metro cincuenta centímetros, un promedio de vida que no excedía los cuarenta y cinco años (cincuenta si uno llegaba a muy viejo) y condiciones de vida que hoy consideraríamos de extrema pobreza serían los ideales pero eso era lo mejor a lo que el promedio de estas personas podían aspirar y esa era nuestra civilización más importante de la época. Sólo nos podemos imaginar ligeramente como sería antes de eso por las evidencias arqueológicas.

Yo quisiera que no existiera esa división tan grande entre “progresismo” y “naturismo” (lo que se refleja en el dilema entre el desarrollo y la ecología) pues ambas cosas son parte del ser humano, la cuestión sería encontrar como reconciliar ambas partes de nuestra naturaleza, de nuestro ser. Me parece que debemos entender que todo lo que nos rodea “artificial” o “natural” es parte nuestra de nuestra propia naturaleza en su sentido más amplio, y no podemos desligarnos de una o de otra; el camino es el de reconciliar ambas partes.

Tus Preguntas

Contacto Links Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados

View Site in Mobile | Classic
Share by: