Qué es la mineralogía ?

> > Ciencia y Tecnología

La mineralogía es la ciencia dedicada al estudio de los minerales, que son sustancias inorgánicas de origen natural, con una composición química definida y de forma cristalina. Es una rama de la geología y estudia específicamente, las propiedades físicas y químicas de todos los minerales del planeta, y también su origen, formación, clasificación, distribución y uso.

La mineralogía se divide en ramas que estudian cada una, distintos factores relacionados con los minerales. La mineralogía general se preocupa de la estructura, la cristalografía y las propiedades. La mineralogía determinativa se enfoca en las propiedades fisicoquímicas y las estructuras para determinar los distintos minerales. La mineralogénesis se encarga de su formación, cómo se presentan en la naturaleza y cómo explotarlos. La mineralogía descriptiva los clasifica según estructura y composición. Finalmente, la mineralogía económica se encarga de elaborar aplicaciones minerales y se preocupa de su utilidad económica, industrial y otras. Existen varios métodos utilizados para el estudio de los minerales y la determinación de sus características. Destacan el análisis químico, la difracción de rayos X, el análisis térmico diferencial y la luz polarizada.

Aunque hay varias maneras de clasificar los minerales, una de las más utilizadas es la que reúne los minerales de la Tierra en 13 grupos. El primer grupo está conformado por los elementos nativos, que son los que se encuentran en la naturaleza en estado original o sin haberse combinado. Ejemplos de ellos son el cobre, la plata, el oro, el plomo, el mercurio, el platino, el hierro, el azufre, el diamante, el grafito, y otros. Otro grupo lo conforman los sulfuros, que incluye los minerales que están formados por compuestos de azufre, selenio, teluro, arsénico y antimonio. Los sulfuros son generalmente opacos y de brillo metálico y tienen una alta conductividad térmica. Algunos sulfuros son la argentita (con plata), la calcosita (con cobre), la galena (con plomo), la pirita (con hierro), la calcopirita (con hierro y cobre), y otros.

Un tercer grupo comprende las sulfosales, que son sales dobles que se componen de azufre de valencia -2 y otros elementos del mismo grupo como antimonio, arsénico y bismuto. Algunos ejemplos son la enargita (con azufre, cobre y arsénico), pirargirita (con antimonio, azufre y plata), y otros. Otro grupo es el de los óxidos, que comprende todos los compuestos del oxígeno con los metales y los hidróxidos, que son compuestos de un metal y un hidroxilo. Casi nunca se presentan como cristales y son de gran interés económico. Algunos minerales de este grupo son la cuprita (mena de cobre en yacimientos), la espinela (conocida como rubí, compuesta de aluminio y magnesio), la magnetita (mena de hierro con magnetismo), el crisoberilo (con aluminio, berilio y gemas ojo de gato), el corindón (con aluminio y variedades de zafiros, rubíes, topacios y más), y otras. Un quinto grupo incluye los haluros, que son sales de flúor, cloro, bromo, o yodo (llamadas fluoruros, cloruros, bromuros y yoduros), siendo los tres últimos componentes de las aguas marinas. En este grupo se encuentra la sal gema o sal común, la silvina, la carnalita, la atacamita, y otras.

El siguiente grupo para la mineralogía lo componen los carbonatos, que son compuestos con el ión carbonato, encontradas en muchas rocas, especialmente de las calizas. Se encuentran en este grupo la calcita, que tiene variedades como el espato de Islandia y el mármol. Otros carbonatos son la magnesita, la siderita, la dolomita, el aragonito, la malaquita, y otros. El séptimo grupo es el de los nitratos, formados por el anión nitrato. Se conoce el nitrato de Chile o nitratina, usado como fertilizante en agricultura, en la metalurgia y en la industria química. También se encuentran los boratos, compuestos por oxígeno, boro y metales. El más conocido es el bórax, que se usa como antiséptico, como fundente y para elaborar esmaltes. Sigue el grupo de los fosfatos, vanadatos y arseniatos, que son minerales con fósforo, arsénico o vanadio. Destacan la monacita, el apatito, la vanadinita, la turquesa y la carnotita.

Continuamos con el grupo de los sulfatos, que son minerales compuestos por el ión sulfato. Un ejemplo muy común es el yeso, que es sulfato cálcico hidratado; otro es la anhidrita. Estos dos son los únicos que se pueden encontrar en las rocas. Otros sulfatos, muy comunes en la naturaleza son la baritina, la celestina, anglesita, alunita y otros. El siguiente grupo es el de cromatos, molibdatos y wolframatos, que se parecen a los sulfatos. Destacan la wolframita (mena de wolframio) y la wulfenita (mena de molibdeno). También se encuentran los silicatos, que son compuestos formados por silicio y otros elementos. Son muy comunes y se pueden encontrar en todas las rocas, constituyendo el 95% de la corteza terrestre. En el grupo se encuentran minerales como el topacio, el granate, el circón, la titanita, la esmeralda, la aguamarina, la jadeíta, el asbesto, el talco, las micas blanca y negra, el cuarzo, el lapislázuli, y otros.

Por último, en cuanto al objeto de estudio de la mineralogía, está el grupo de los minerales de origen orgánico, y se refiere a elementos que inicialmente fueron orgánicos pero sufrieron transformaciones químicas que causaron la pérdida total de las propiedades orgánicas. Se les llama combustibles fósiles y son un tipo de energía no renovable. Se encuentran entre ellos los carbones y los hidrocarburos como el petróleo, el metano y los asfaltos.

Tus Preguntas

Contacto Links Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados

View Site in Mobile | Classic
Share by: