Qué es la epilepsia ?

> > Salud y Belleza

La epilepsia es una enfermedad crónica cuyo origen puede ser variado y que se manifiesta con crisis recurrentes producidas por descargas excesivas de las neuronas cerebrales. Sin embargo, no todas las personas que sufren una crisis son enfermos de epilepsia, se requiere que padezcan de al menos dos convulsiones para clasificarlo como un paciente de este mal.

Se habla de una crisis epiléptica cuando se produce una actividad eléctrica anormal en el cerebro y ésta, a su vez, provoca un cambio involuntario de movimiento o función del cuerpo, de sensación, en la capacidad de estar alerta o en el comportamiento. Existen más de veinte diferentes tipos de estas crisis y pueden durar desde unos pocos segundos a varios minutos. Esta enfermedad afecta a un 0,5 por ciento de la población y entre un 1,5 y un 5 por ciento sufrirá de un ataque alguna vez en su vida.

En algunos casos, las convulsiones son una condición temporal que obedecen al consumo de drogas, la supresión de algunos medicamentos o niveles anormales de sodio o glucosa en la sangre. En otros casos el origen de estas crisis se debe a una lesión cerebral, como un accidente cerebrovascular o un traumatismo craneal. Ésta provoca que el tejido cerebral se agite de una forma anómala. Sin embargo, el origen también puede deberse a causas hereditarias.

Existen también convulsiones idiopáticas, éstas son aquellas que no se puede identificar la causa. Este tipo de epilepsia es más frecuente entre personas que van desde los 5 hasta los 20 años. Después de los sesenta, las causas más frecuentes son aquellas que se relacionan con los trastornos que afectan a los vasos sanguíneos, como los accidentes cerebrovasculares. Algunas de las causas más comunes de convulsiones son: problemas de desarrollo, condiciones genéticas presentes al nacer o lesiones perinatales; anomalías metabólicas por consecuencia de otras enfermedades; lesiones cerebrales; tumores; e infecciones.

Aquellas personas que padecen de epilepsia están en mayor riesgo cuando: están embarazadas; no han dormido lo suficiente; no consumen las dosis adecuadas de sus medicamentos; ingieren alcohol; consumen drogas psicoactivas o ciertos medicamentos que requieren prescripción; o padecen de algunas enfermedades.

Si bien existen diferentes tipos de epilepsias es fundamental poner atención a los siguientes síntomas generales: períodos de confusión mental, comportamientos infantiles repentinos, cerrar y abrir la boca o los ojos continuamente, debilidad y sensación de fatigas profundas, períodos en los que la persona se queda en blanco (no es capaz de responder preguntas o mantener una conversación), convulsiones y fiebre. Cuando la crisis compromete a una parte del cerebro, se les llama crisis parciales; si el problema es del cerebro en general, son crisis generales.

Cuando la convulsión se ha desatado hay que ayudar al enfermo a que el momento sea más llevadero: alejarlo de los peligros, ponerle un cojín debajo de la cabeza, aflojarle la ropa ajustada, etc. No se le debe meter nada en la boca ni tampoco hacerlo tomar o comer algo ya que puede ser peligroso porque no es capaz de controlar el proceso de ingesta.

Para tratar la epilepsia es necesario determinar primero su origen. En caso de que se haya producido por una lesión cerebral o un tumor se puede intervenir quirúrgicamente. Existen anticonvulsivos de ingesta oral que contribuyen a reducir el número de convulsiones en el futuro; la mayoría de los casos son tratables con estos anticonvulsivos, manteniendo la condición controlada de por vida.

La epilepsia no es una enfermedad contagiosa ni tampoco mental. No tiene ninguna consecuencia sobre la inteligencia de las personas y quienes la padecen pueden llevar una vida prácticamente normal una vez que han dado con el tratamiento apropiado para sus crisis.

Tus Preguntas

Contacto Links Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados

View Site in Mobile | Classic
Share by: