Qué es la dieta macrobiótica ?

> > Salud y Belleza

La palabra macrobiótica viene de los conceptos griegos macro y bios que significan ‘grande’ y ‘vida’ respectivamente. Este sistema de alimentación, que proviene de Japón, postula que se debe buscar un equilibrio mental y físico por medio del equilibrio de la alimentación. Separa las comidas en dos polos, yin y yang. Los productos yin son aquellos cuya energía es caliente, tonificante y contractiva como los cereales, las carnes, legumbres, la sal, los pescados y las verduras de raíz. Por su parte, los yang son los de energía fría, dispersante y debilitante como el azúcar, la miel, los lácteos, las frutas, algunas verduras y el alcohol. La elección de los alimentos debe tener en consideración la estación del año, el clima y el estado de salud. Esta dieta combina el vegetarianismo con la filosofía Zen budista.

Este estilo de alimentación fue llevado a Europa por George Ohsawa a comienzos del siglo XX. En ese entonces era conocida por el nombre de ‘Principio único’, y posteriormente, el alemán Christoph Wilhelm Hufeland, acuñó el concepto de macrobiótica.

La macrobiótica le asigna un valor a los alimentos mayor que el que normalmente se le da. Para los seguidores de esta disciplina, la comida no sólo incide en la nutrición, sino también en la salud mental y en la felicidad. Consideran fundamental alimentarse de comida que no sea procesada, más natural y tradicional, como los productos cultivados de forma orgánica.

Algunos de los principios que postulan son: la supresión de los alimentos industriales (azúcares, colorantes, conservas, etc.), la cocción de los alimentos con aceite vegetal o agua en recipientes de barro, pyrex o hierro esmaltado; se debe salar con sal marina, no refinada; abstenerse de alimentarse con frutas y verduras que han sido cultivadas con abonos químicos; evitar el consumo de alimentos que han sido cultivados en países alejados del de residencia; elegir las verduras de la estación; evitar el consumo de hortalizas yin como las papas, berenjenas y tomates; no tomar especias ni ingredientes químicos; el consumo de café está prohibido, sólo se permite tomar té natural de China y té japonés; se recomienda enérgicamente la alimentación sobre la base de cereales, ya sean hervidos, salteados, al horno o a la crema; se debe reducir al máximo la ingesta de líquidos; y hay que masticar cada bocado al menos 50 veces.

Dentro de la alimentación macrobiótica existen diez dietas que van desde el menos tres al más siete (-3 a +7). Las dietas que van desde el -3 al +2 incluyen cantidades decrecientes de alimentos de origen animal. Las restantes, que van desde el +3 al +7, son vegetarianas y contienen cantidades crecientes de granos de cereales. La última se compone exclusivamente de granos de cereales triturados. Ésta es muy desequilibrada ya que tiene un bajo aporte proteico, ausencia de hierro, vitaminas A, C, D, B12 y caroteno, entre otros inconvenientes. Una dieta macrobiótica típica estaría compuesta por entre un 50 y 60 porciento de cereales, entre un 20 y 25 porciento de vegetales, entre 5 y 10 porciento de legumbres y un 5 porciento de sopas.

Esta alimentación baja en proteínas puede producir escorbuto, anemia, desnutrición y déficit de calcio. También existen riesgos de deshidratación producto de la reducción de consumo de líquidos. Esta dieta debe, necesariamente, ser controlada por un médico. En el año 1996 el Gran jurado del Estado de Nueva Jersey sentenció que la dieta macrobiótica constituía un peligro para la salud de la población.

Tus Preguntas

Contacto Links Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados

View Site in Mobile | Classic
Share by: