Qué es el Hindenburg ?

> > Arte y Humanidades

El Hindenburg, o más bien, el LZ 129 Hindenburg, fue el dirigible más grande y espectacular que jamás se haya construido, y que terminó sus gloriosos días de travesía por el océano Atlántico con un lamentable accidente.

Un general alemán en retiro, el Conde Ferdinand Von Zeppelin, fue el creador de estas colosales “ballenas voladoras”. Luego de varios intentos fallidos creó el primer dirigible, el LZ1, con el que pudo volar por más de 3 años. Años más tarde, Hugo Eckner, quien se encontraba al mando de la compañía Zeppelin, logró fabricar el Graf Zappelin, con el que logró sobrevolar el Ártico y dar la vuelta al mundo. Este éxito lo hizo pensar aún en mayor escala, y fue así como dio con el dirigible más grande, fuerte y seguro que jamás se construyó, LZ 129 Hindenburg.

El Hindenburg medía 245 metros de largo y 41 metros de diámetro. Contenía alrededor de 200.000 metros cúbicos de hidrógeno, lo que permitía que esta enorme estructura pudiese elevarse y mantenerse en altura. Este dirigible tenía capacidad para albergar a 72 pasajeros y llevar una tripulación conformada por 61 personas.

Era posible cruzar el océano Atlántico en 2 días y medio, y pagando unos 400 dólares se podía hacer durmiendo en una habitación con baño privado y todos los lujos que el mejor hotel de cualquier gran capital del mundo pudiese proveer, todo esto volando a una velocidad de 135 kilómetros por hora gracias a 4 motores diesel Daimler-Benz. Contaba además con globos que contenían el hidrógeno, el que debido a su alta peligrosidad (al contacto con el aire es altamente inflamable), estaba hecho de tripas de vacuno. Este material resulta impermeable al gas y no retiene la electricidad estática, dando a los fabricantes tanta clama y seguridad que el Hindenburg contaba incluso, con un salón para fumadores.

Aunque el creador de la nave no comulgaba con los nazis, estos encontraron en el Hindenburg una buena forma para publicitarse. Debido a esto el dirigible debió realizar una aparición sobrevolando sobre la inauguración de los Juegos Olímpicos de Berlín tatuado con una esvástica.

Luego de un año de uso, y habiendo cruzado el Atlántico más de 17 veces, un día de mayo de 1937, el Hindenburg arribaba a la base aeronaval de Lakehurst en New Jersey proveniente desde Frankfurt. De súbito se inició un feroz incendio que comenzó en la popa de la nave. El Hindenburg se quemó por completo en solo 43 segundos. Este accidente terminó con la historia de los dirigibles y de 35 de las 97 personas que iban a bordo.

Tus Preguntas

Contacto Links Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados

View Site in Mobile | Classic
Share by: