Qué es el consumo ?

> > Negocios

La palabra latina que origina al término consumo viene de dos palabras “cum” que significa unir (por afinidad) y “sumere” tomar o asumir y que se interpreta como “desgastar”. La palabra puede aplicarse a muchas situaciones por ejemplo cuando decimos que una persona está al borde de la muerte “consumido por la enfermedad” o “todo está consumado” para indicar que algo ha terminado o que no se puede corregir.

Ahora bien, de manera general decimos que algo es de consumo cuando una vez utilizado se agota, como ocurre con el agua, los alimentos, la gasolina y la misma electricidad. En economía el consumo es la utilización o destrucción (en realidad transformación, cosa que además aplica a la filosofía del reciclaje y reutilización, pero claro, esto trae acarreado un costo) de algo para satisfacer una necesidad humana. A eso que utilizamos para lograr tal objetivo se le llama un bien. Por su naturaleza hay dos tipos: los bienes pueden ser llamados económicos, de capital o de intercambio cuando se utilizan para adquirir a los otros como ocurre con el papel moneda, el oro, las joyas y otros valores que en el fondo solo nos permiten adquirir otros bienes, esto no quiere decir que no se deterioran con el tiempo o por algún factor como ocurre con las devaluaciones y que le quitan el valor a la moneda o como ocurre con otros bienes-valores que se vuelven más preciados en ciertas circunstancias como ocurre con el oro en tiempos de crisis económica.

También están los bienes de consumo cuya producción debe ser constante y sin embargo ciertos de estos bienes los estados consideran demasiado valiosos como para que estén en el mercado como lo son la educación (sobre todo la primaria, pero muchos consideran que debería ser a todo nivel), la atención médica gratuita o el caso del uranio cuya producción se reservan todos los estados por obvias razones.

Muchos teóricos suponen que el consumo se autorregula siguiendo las líneas de pensamiento del “Laissez faire” de la vieja teoría sobre el liberalismo económico, todos sabemos que esto solo favorece a algunos y empobrece a muchos en mi opinión (cuando se lleva al extremo, cosa que en realidad se evita hoy en día mediante la aplicación de la economía social de mercado, es decir, una economía liberal pero regulada). No deseo que suene a crítica lo que es una realidad demostrada: para que exista riqueza en muchos casos implica que deba existir pobreza, por lo que si bien es aceptado que la apertura de las economías es buena, debe hacerse con tacto y precaución, para evitar desastres tal como lo demuestra la crisis económica de la que mucho países todavía no se recuperan.

La teoría sobre el consumo asume que las personas tienen ciertas necesidades y que éstas lo determinan en cierta manera. No todos tienen las mismas necesidades a no ser por aquellas que son comunes a todos: las necesidades vitales. Con esta salvedad vamos a encontrar varios factores que regulan el consumo, pues las necesidades varían con la edad, la educación, el medio ambiente, las mismas creencias religiosas, morales y culturales.

El mercado también se comporta como un factor que altera el consumo de allí la diferencia entre los hábitos de consumo en zonas rurales y en las grandes ciudades de un mismo país pues sus mercados locales ofrecen diferentes alternativas. Otro factor tiene que ver con el nivel de ingresos, que a muchos les permite satisfacer todas sus necesidades y hasta ahorrar, mientras que a otros apenas le permite complementar las vitales. Como vemos el consumo es un conjunto complejo de instancias cuya finalidad es llenar ese espacio que deja una necesidad y son afectadas por un grupo no menos complejo de factores que lo modelan.

Tus Preguntas

Contacto Links Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados

View Site in Mobile | Classic
Share by: