Por qué las arañas no se quedan pegadas en sus redes ?

> > Ciencia y Tecnología

En primer lugar las telarañas están constituidas por hilos de seda. La seda es una proteína que es segregada por algunos insectos y por todos los tipos de arañas, aunque en la industria se usa principalmente la del “gusano de seda” hoy día tiene muchas aplicaciones la seda de las arañas, como en los trajes de “kevlar” porque aumenta sensiblemente la protección y además es unas cien veces más resistente que el acero. En todas las ocasiones en que se produce la seda lo hacen por medio de unas glándulas llamadas “hileras” que segregan la seda en estado líquido que al contacto con el aire adquiere su consistencia sólida.

La diferencia básica entre la seda del gusano y la de la araña es que una vez “secas” la seda de la araña conserva las propiedades adhesivas que permiten que las arañas puedan usarla como material de construcción, redes de trampas, envolver los insectos que cazan, como refugio y hasta para que sus crías las usen a manera de paracaídas y el viento se las lleve lejos. Pues bien hace unos cincuenta años un grupo de especialistas encontró que cuando las patas de las arañas eran mojadas en un disolvente en particular quedaban atrapadas por su propia red o al menos se les hacía muy difícil el moverse sobre ella.

De allí la conclusión de que una sustancia recubría las patas de las arañas y les permitía moverse en la telaraña. Esto satisfizo a los estudiosos de la época pero no pudieron identificar la sustancia debido a que la tecnología de entonces no lo permitía. Hace poco se repitió el experimento con la finalidad de aplicar las nuevas tecnologías y tratar de obtener una nueva respuesta más consistente, pues la existencia de una sustancia protectora no era del todo satisfactoria.

Las conclusiones respondiendo el por qué no se quedan pegadas las arañas en sus propias redes resultaron muy interesantes. La primera es que en efecto existe la sustancia que evita la adherencia a la seda pero también se encontró que los pelos que tienen en los extremos de las patas son especiales y son casi que indispensables para que sea posible esto, además las arañas realizan un movimiento especial durante sus desplazamientos que disminuye también la adherencia, algo así como cuando el movimiento que realizan los insectos que “caminan” en la superficies de los estanques.

Al parecer la aplicación más novedosa tiene que ver con las cuerdas de violines y pianos. Se necesitaron alrededor de tres a cinco mil fibras de seda de araña para confeccionar las cuerdas de un violín que no tienen nada que envidiar a las cuerdas hechas con materiales tradicionales con la gran ventaja de que superan con mucho sus resistencia. El entrelazado de las fibras no hubiera sido posible sin la existencia del lubricante en cuestión.

Tus Preguntas

Contacto Links Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados

View Site in Mobile | Classic
Share by: