Por qué duelen tanto las quemaduras de sol ?

> > Salud y Belleza

Toda la vida en el caso de mi familia han habido problemas con la piel: por ejemplo encontramos muchos parientes nuestros en donde abundan las famosas “pecas” que para muchas personas son muy lindas y atractivas (toda una suerte en ese sentido) pero que en realidad responden a un desorden en la distribución de la “melanina” de la piel, un pigmento que da color al cabello, los ojos y la piel misma. Sin embargo he pasado muchas veces por el problema de exponerme mucho al sol: a los pocos minutos ya tengo enrojecida la piel y con unos pocos más ya tengo quemaduras y luego parezco una serpiente “cambiando de piel”.

He tenido quemaduras algo graves, como cuando calló un “cautín de hojalatero” al rojo vivo en mi mano a realizar reparaciones en el techo, pero las quemaduras de sol provocan un dolor mucho más intenso y extendido que es descrito como uno de los peores por aquellos que las hemos tenido. Mamá cuenta que una vez me expuse demasiado al sol en mi primera salida a la playa, y que el dolor de las quemaduras por exposición al sol fue tal que perdí la conciencia, tengo que un recuerdo vago del médico poniendo sulfadiazina de plata sobre mi piel y de verdad dolía. Ha sido una suerte o el cuidado de la madre que no tenga cicatrices por ello.

El tema siempre me ha llamado la atención y desde siempre he sabido que los rayos ultravioleta (UV) son los principales causantes de tales quemaduras de sol. Básicamente dañan las capas de piel viva que se encuentran bajo la epidermis, estrato escamoso o epitelio escamoso, que básicamente es la piel muerta que los niños llaman el “pellejo seco”. Ya en este estrato, en su parte interna, hay algunas terminales nerviosas que permiten el registro del dolor, la presión, el frío o el calor. La luz ultravioleta al incidir sobre las capas inferiores de la piel “mata” muchísimas de esas células produciendo la característica quemadura. Muchos científicos pensaban que los desechos producidos por la muerte de tales células “irritan” a las terminales nerviosas causando la característica sensación del dolor.

Pero aquí está lo curioso: la muerte “masiva” de células epiteliales no es tan rápida, en algunos casos lleva días y sin embargo la sensación de dolor se produce en minutos a la sobre-exposición. Ahora la pregunta interesante radica en ¿cómo es que mueren las células? Si se encuentra en mecanismo exacto es posible que se encuentre razón del por qué se produce tanto dolor. Pues bien, siempre se ha sabido que la radiación, incluida los rayos ultravioleta, daña el material genético de los seres vivos y que entre otros efectos de esto aumenta la posibilidad de cáncer en la piel. Según estudios recientes la radiación ultravioleta no actúa tanto sobre el ácido desoxirribonucleico (ADN) sino más bien sobre el ácido ribonucleico (ARN) lo podría explicar un poco lo que ocurre con las quemaduras de sol. El ARN por lo general toma la información del núcleo de las células y lo lleva a los ribosomas para la síntesis de proteínas.

Sin embargo existen pequeñas moléculas, pequeños trozos de ARN llamados miARN (micro-ARN) que son los que en realidad son afectados por tal radiación. La cosa es nadie sabe cuál es la función exacta de los miARN, aún cuando se les encuentran en patrones definidos por todo el material genético. No participan en los procesos de producción de proteínas, lo que vuelve más dura la polémica que hay sobre sus funciones. Cuando la radiación ultravioleta los daña, estos son expulsados fuera de las células y las otras células los perciben como un material extraño desarrollando un proceso inmunitario muy doloroso y que todos conocemos: la inflamación. Debido a que son muchas las células que se “irritan” y son muchas las terminales nerviosas que hay en esa extensa zona el dolor es muy agudo y prolongado. Esto nos da una idea muy fiel de como se produce el dolor y la inflamación.

También este proceso explica el por qué es tan pronta la respuesta inmune pues bastan pocas de estas moléculas para producir tal reacción. Queda sin embargo un detalle predominante: ¿cómo es que este proceso hace más susceptible a las personas a padecer cáncer de piel? Por desgracia eso dependerá mucho del cómo el miARN funcione dentro de la célula y de cómo intervenga en su funcionamiento. Por lo que se sabe hasta ahora, se pueden re-diseñar las terapias para ciertos males como la que usa rayos ultravioleta para la seborrea o los tratamientos para las mismas quemaduras de sol.

Tus Preguntas

Contacto Links Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados

View Site in Mobile | Classic
Share by: