Cómo evolucionaron los mamíferos ?

> > Ciencia y Tecnología

Es tal vez una de las preguntas que más nos llama la atención porque los seres humanos somos mamíferos al fin y al cavo. Cuando joven se decía que muy probablemente los mamíferos descendían de tres ramas diferentes de dinosaurios, una rama originaría a los monotrema, es decir los mamíferos que ponen huevos como el ornitorrinco o el equidna, los marsupiales como el canguro y el koala, y por fin los placentarios, los que se desarrollan completamente en el vientre de la madre porque se unen a ellas por medio de una placenta.

Por desgracia la idea al parecer era errónea. Se piensa que los monotremas originaron a los marsupiales y los marsupiales a los placentarios, o los monotremas originan en dos variaciones diferentes a los placentarios y los marsupiales. Las razones para estas dudas se deben a que los registros fósiles que permiten establecer las teorías de que estamos hablando datan de los períodos triásico y jurásico de la era mesozoica. Claro que para los que no entienden de paleontología parece que uno esta hablando algo parecido al mandarín, pero la era mesozoica fue la era de los grandes reptiles, los dinosaurios, su período más antiguo es el triásico y el más famoso es el jurásico, que marcó el esplendor de tales animales, en números estamos hablando de hace unos 250 y unos 150 millones de años.

Pues el registro fósil de los animales de la época consiste básicamente en huesos convertidos en piedra y prácticamente es nulo el registro de órganos blandos, así que características como el pelo, las glándulas mamarias y otros órganos clásicos de los mamíferos no se saben cuando empezaron a formar pero algo es seguro: al final de la era mesozoica, en el cretásico, ya debían existir tales características pues los grandes reptiles se extinguen y surgen los mamíferos, nace en esa época le era cuaternaria.

Hay una característica muy propia de los mamíferos y que se puede seguir en el registro fósil, la mandíbula inferior, en los mamíferos está compuesta por un solo hueso mientras que los reptiles la tienen formada por cuatro, entonces ¿qué sucede evolutivamente con los otros tres huesos? Pues forman el oído medio, una de las ventajas más grandes que tenemos, podemos escuchas sonidos que los reptiles probablemente nunca escucharon como el ultrasonido (en el caso de los murciélagos y los perros) o las ondas subsónicas (como lo hacen los elefantes). Otra característica que es muy fácil de seguir es el hueso frontal del cráneo, en la mayoría de lo reptiles suelen ser dos, pero un grupo de ellos tenía solo uno como los mamíferos. Otra característica muy propia es que detrás de los ojos en los reptiles existen una serie huecos que en los mamíferos se reducen a dos, uno detrás de cada ojo y que servirán para colocar los oídos, otra ventaja será la de darle más espacio a los músculos de la mandíbula para permitir una mordida más efectiva.

Al principio del triásico una rama de reptiles evoluciona de manera diferente: su cráneo tiene solo dos agujeros detrás de los ojos, son los sinápsidos, fueron muy comunes en ese período y alcanzan grandes tamaños, por ejemplo en la boca llegan a separar por medio del paladar a las vías respiratorias primarias lo que les permite comer y respirar al mismo tiempo, una gran ventaja evolutiva porque el metabolismo no tiene que acomodarse al ritmo respiratorio para ingerir alimentos. Los primeros sinapsidos parecían lagartos pero en la medida que van alcanzado tamaños mayores (hasta unos seis metros de altura) muchos nos recuerdan en su cabeza al rostro de un gato con la cara alargada y con enormes incisivos (colmillos).

Hay que hacer notar que los más importantes de ellos en el triásico son los pelicosauros que desarrollan un órgano que parece una veleta en la espalda, lo que les permitía una de dos cosas: La primera sería atrapar el calor del sol de la mañana, lo que les permitiría entrar en actividad antes que otros dinosaurios y ya sabemos: al que madruga, Dios le ayuda. La segunda es la posibilidad de disipar el calor con mayor facilidad, esto sería un signo muy temprano de que tenían “sangre caliente”, que no necesitaban del calor del sol para calentarse. También tenía casi el oído formado, tal como lo tienen los mamíferos modernos, aunque no del todo, uno de los huesos todavía no se había tomado la forma necesaria.

Los terapsidios son los siguientes en importancia y son estos los que separan la cavidad nasal de la boca por medio del paladar, logran erguir muy bien el cuerpo sobre el suelo, usando ciertas articulaciones en sus extremidades que recuerdan mucho las que hoy día poseen los monotremas, la mandíbula inferior casi tiene la forma a la actual. También tenían gran tamaño y aunque no hay evidencia clara de ello, se especula que es ahora cuando se desarrollan las primeras glándulas mamarias y se inicia la lactancia de las crías. A todo esto se produce una gran extinción, de las mayores en registro fósil y poco seguro saber lo que ocurrió, lo que sí se sabe es que dejan de animales de gran tamaño y aparecen como animales minúsculos en comparación a sus ancestros, no más grandes que un gato, pero con las características de un mamífero bien definidas.

Otro detalle interesante es que aparecen reptiles con características similares a los mamíferos pero que en definitiva no están emparentados con los actuales, es decir no son monotremas, ni marsupiales ni placentarios. Es lo que llaman la rama de los mammaliaformes y al parecer no dejan ningún representante moderno. Es curioso un fósil de la familia de los docontaseos encontrado ya en el jurásico y que se parece mucho a un castor, por lo completo que está el fósil permite inferir muchos de los cambios que se produjeron hasta entonces pero también es el primer fósil en que es encuentra evidencia de pelo, dado que el material arcilloso donde fue fosilizado permite ver las marcas que dejó el pelo en la arcilla.

Es a finales del jurásico que aparecen los monotremas, distribuidos principalmente en el sur del planeta. En Norteamérica aparecen los primeros marsupiales que también se desarrollan mejor en la parte sur del planeta. Estos eran muy parecidas a las zarigüeyas, y en el cretásico aparecen los placentarios, muy semejantes a las musarañas actuales.

Durante unos treinta millones de años convivieron con los grandes dinosaurios hasta que ocurre la gran extinción de hace sesenta y cinco millones de años; en ese momento los mamíferos empiezan a tomar los nichos dejados por los dinosaurios. Esto resumiría en parte lo que se sabe sobre la evolución de los mamíferos.

Tus Preguntas

Contacto Links Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados

View Site in Mobile | Classic
Share by: