Cómo dejar de fumar ?

> > Salud y Belleza

Las instrucciones para dejar de fumar que veremos a continuación nos dejarán claro que la decisión de terminar con este hábito no solo es una muestra de valentía, fuerza de voluntad y de superación personal, sino que es un tremendo favor que le hacemos a nuestro organismo. El cigarrillo daña a prácticamente todos los órganos de nuestro cuerpo. El tabaquismo es la causa de muchísimas enfermedades, directa e indirectamente, y reduce las expectativas de los fumadores en por lo menos 10 años.

Entre las enfermedades ocasionadas por el hábito de fumar encontramos por ejemplo a aneurismas, cataratas, cáncer cervical, cáncer al riñón, al páncreas, neumonía, enfermedades coronarias y cardiovasculares. Por supuesto que también cáncer a la laringe y a los pulmones (de hecho, se calcula que aproximadamente el 90% de los casos de muerte por cáncer a los pulmones se deben al cigarrillo). Para las mujeres, los efectos adversos incluyen además complicaciones en el embarazo, muerte súbita del infante y partos prematuros, entre muchos otros problemas.

Antes de comenzar nuestro tutorial paso a paso para dejar de fumar es necesario aclarar que el cambiar los actuales cigarrillos por otros con menos nicotina o de tipo "light", no ha demostrado ser menos dañino para la salud, por lo que no debemos auto engañarnos. Pero no todo esta perdido, y las buenas nuevas son que se pueden recibir innumerables beneficios a la salud, en el corto y largo plazo al dejar este hábito; con fuerza de voluntad y motivación es posible llevar a cabo esta importante empresa.

El primer paso, consiste en la preparación. Se recomienda un período preliminar de toma de conciencia o "concientización", en donde se hacen concientes los innumerables momentos en los que realizamos el acto de fumar. Para llevar a cabo esta tarea, podemos comenzar la primera semana anotando en un cuaderno, el día y la hora en que repetimos el acto. De esta manera nos sorprenderemos al darnos cuenta de que no somos capaces de pasar muchos minutos u horas sin encender un cigarrillo; esto lleva generalmente a potenciar la motivación, que es fundamental en el proceso. Como una medida adicional de toma de conciencia, se recomienda vaciar algunos ceniceros en un frasco, para abrirlo y olerlo varias veces al día, dándonos cuenta de lo que le entregamos a nuestro organismo. Este primer paso lo podemos repetir por una o dos semanas.

El segundo paso consiste en el dejar de fumar propiamente tal. Para esto no basta con la pura intención, sino que una vez lo suficientemente motivados tras seguir el primer paso, debemos definir la fecha y la hora que marcará un antes y un después de la dependencia. Cuando este momento llegué, se recomienda fumar los últimos cigarrillos en un ambiente cerrado y reducido, de tal manera que se acumule desagradablemente el humo, para marcar fuerte en nuestra memoria el importante hito. A esto se le conoce como técnica de aversión.

Una vez terminado el ritual del segundo paso, debemos eliminar de nuestra casa ceniceros y otros elementos usados para fumar, y prohibir a invitados fumar dentro de nuestro hogar. De ahora en adelante no podemos fumar ni siquiera un solo cigarro, y esto es muy importante para que nuestros esfuerzos nos lleven a buen puerto.

El tercer paso para dejar de fumar consiste en mantener nuestra intención, resistiendo de la mejor manera los síntomas de abstinencia, que serán especialmente fuertes durante los primeros dos meses después de haber fumado el último cigarrillo. Para lograr este objetivo es completamente necesario el apoyo de nuestros seres queridos y personas cercanas, como esposo(a), amigos, y compañeros de trabajo. Podemos comenzar conversando con ellos para que no fumen en nuestra cercanía y que nos estimulen en nuestros esfuerzos. Por otro lado, es recomendable buscar nuevas actividades que nos distraigan del antiguo hábito, como por ejemplo comenzar con una rutina de ejercicios y hacer un plan diario con actividades entretenidas.

Lo último y más importante de este paso, es el asesoramiento médico para utilizar algún medicamento como parches de nicotina y chicles; esto nos ayudará a combatir efectivamente el síndrome de abstinencia, en donde podemos experimentar ansiedad, depresión y sudoración excesiva, entre otras cosas. Como un apoyo adicional podemos recurrir a un psicólogo o psiquiatra para que nos respalden con una terapia o medicamentos en esta difícil fase. Llegando al tercer mes, los síntomas debieran disminuir, y si logramos llegar tan lejos tenemos una alta probabilidad de éxito en nuestro cometido, que se estima de un 70%.

Una vez que logremos dejar de fumar, es recomendable no bajar la guardia, y evitar actividades y lugares que asociemos con el hábito del cigarrillo, hasta que estemos completamente cómodos con nuestros nuevos hábitos y vida. Todo lo mencionado anteriormente son solo las recomendaciones más comunes proporcionadas por distintos organismos gubernamentales y médicos para explicar cómo dejar de fumar, y siempre se debe consultar a un médico o especialista en el tema para que evalúe nuestro caso particular.

Tus Preguntas

Contacto Links Aviso legal
Copyright ©2005-2017, Todos los derechos reservados

View Site in Mobile | Classic
Share by: